¿Te interesó este artículo?
Recibe cómodamente todas las actualizaciones de aergenium vía RSS o por e-mail.
Suscribete gratis ahora

Historia de los aeropuertos de Sevilla

El 11 de julio de 1933, la llegada del dirigible 'Graf Zeppelin', procedente de Pernambuco (Brasil), inauguró oficialmente el primitivo aeropuerto de San Pablo en Sevilla. Aunque nunca llegó a materializarse, en aquel momento Sevilla aspiraba a convertirse en terminal de una línea regular de dirigibles que conectara Europa con Sudamérica.

(Fotografía: El dirigible Graf Zeppelin sobrevuela Sevilla en 1930)

Setenta y cinco años después de aquel episodio, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) ha editado el libro 'Historia de los aeropuertos de Sevilla', obra del ingeniero técnico y estudioso D. Luis Utrilla Navarro.

Esta obra hace un repaso de la historia de las instalaciones aeroportuarias sevillanas, desde el primer aeródromo, ubicado en la dehesa de Tablada, hasta el moderno aeropuerto de San Pablo inaugurado en 1992, y reivindica la importancia de la ciudad en la historia de la aviación y aeronáutica españolas. El volumen es el número 20 de la Colección Historia, que publica el Centro de Documentación y Publicaciones de Aena, y puede adquirirse en su web.

El libro recuerda los avatares, anécdotas y, sobre todo, el esfuerzo de todos aquellos que consiguieron con su trabajo e ilusión que Sevilla pueda sentirse orgullosa de su trayectoria aeronáutica. Y es que Sevilla ha sido testigo de hitos importantísimos en la historia de la aviación española, como la primera travesía del Estrecho de Emilio Herrera y Ortiz Echagüe, o los vuelos del 'Plus Ultra', el 'Jesús del Gran Poder' y el 'Cuatro Vientos', conmemorado recientemente (ver aergenium: 75 Aniversario del Vuelo del Cuatro Vientos). Pero en la historia aeronáutica sevillana, los aviones comparten protagonismo con el espectacular dirigible Graf Zeppelin.


Los primeros vuelos en la dehesa de Tablada

El primer piloto que sobrevoló la ciudad de Sevilla fue lan Olieslagers, a bordo de un monoplano Blériot XI que despegó el 28 de marzo de 1910 desde el hipódromo que se había construido en la antigua dehesa de Tablada. El piloto belga deleitó a los sevillanos con un vuelo de exhibición durante la Semana de la Aviación, organizada dentro de las Fiestas de Primavera de la ciudad ese año.

El Ayuntamiento cede en 1914 la dehesa de Tablada para habilitar una base aérea. Aunque la base no se inaugura hasta 1923, esos terrenos son escenario en los años siguientes de varios hitos de la aviación civil.

Así, el 13 de febrero de 1914, Emilio Herrera Linares y José Ortiz Echagüe aterrizan allí el aeroplano biplaza Nieuport 16, procedentes de Tetuán, tras completar el primer enlace aéreo entre Marruecos y España. Durante los años veinte, Tablada acoge muchos de los Grandes Raids. En 1926 despega el hidroavión 'Plus Ultra' hacia Palos, antes de poner rumbo a Buenos Aires. En 1929, Ignacio Jiménez Martín y Francisco Iglesias parten en el 'Jesús del Gran Poder' en un vuelo sin ayudas a la navegación hacia Bahía (Brasil). En 1933 despega el 'Cuatro Vientos', pilotado por Collar y Barberán rumbo a Camagüey (Cuba).

La terminal de dirigibles de San Pablo


La Ley de Presupuestos de 1922, autoriza al Gobierno para negociar con una empresa la apertura de una línea regular de dirigibles entre Sevilla y Argentina. En 1927 se adjudica la línea a la Compañía Transaérea Colón, que elige el cortijo de Hernán Cebolla -junto a la carretera de Córdoba- para instalar su base.

El dirigible alemán Graf Zeppelín sobrevoló Sevilla en quince ocasiones, la primera de ellas en la primavera de 1929 en un vuelo promocional. El 16 de abril de 1930 hace escala por primera vez en el nuevo aeropuerto, antes de proseguir su viaje a Friedrichshafen (Alemania). Pero el proyecto de aeropuerto terminal no sale adelante por problemas financieros de la concesionaria, y en noviembre de 1932 el Ayuntamiento firma un acuerdo con Zeppelin para construir una estación de anclaje en Tablada.

A principios de los años 30, D. Ildefonso Marañón cede los terrenos del antiguo Cortijo de San Pablo para la construcción del nuevo aeropuerto de Sevilla. Inicialmente las instalaciones son muy básicas: un poste de anclaje, depósitos y tuberías de hidrógeno, y una caseta de servicios. La inauguración del aeropuerto de San Pablo se produce el 11 de julio de 1933 con una escala del Graf Zeppelín procedente de Pernambuco (Brasil). Sin embargo, la Guerra Civil da al traste definitivamente con este proyecto, que durante años había alentado Emilio Herrera.

El desarrollo de la aviación comercial


Los primeros vuelos comerciales comienzan en 1919 desde el aeródromo de Tablada. En 1921 la Compañía Española de Transportes Aéreos (CETA) empieza a operar regularmente la línea aérea postal entre Sevilla y Larache (Marruecos). El Ayuntamiento aprueba la construcción de un aeropuerto municipal en Tablada el 6 de abril de 1927, una iniciativa impulsada por la Unión Aérea Española, que llegó a operar vuelos a Lisboa, Granada y Madrid.

En mayo de 1927 la línea a Madrid pasa a la Concesionaria de Líneas Aéreas Subvencionadas S.A. (CLASSA), y tras la incautación de ésta por el primer gobierno republicano, a las Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE), que vuelan a Madrid, Canarias, Cabo Juby (cerca del Sahara occidental) y Larache. El transporte de pasajeros no se autorizó hasta 1934.

En cuanto al aeropuerto de San Pablo, poco a poco fue desarrollándose el tráfico de vuelos comerciales -incluso internacionales, como a Lisboa y Roma- a través de Iberia, o Ala Littoria, entre otras. Las instalaciones aeroportuarias en el antiguo Cortijo de San Pablo fueron ampliándose progresivamente, hasta la construcción del nuevo edificio terminal, inaugurado en 1992 con motivo de la Exposición Universal Expo 92.


Más información en Aerosabadell, o en este artículo de Antonio Salvador (pdf), publicado en El Mundo el 28 de Diciembre de 2008.

Asímismo, la revista Andalucía Aeronáutica publica, bajo el título 'Historia de la Aeronáutica Andaluza', una serie de excelentes artículos obra de D. Juan Antonio Guerrero, exquisitamente documentados e ilustrados. Andalucía Aeronáutica es una revista trimestral, que puede descargarse gratuitamente (en pdf).

6 comentarios:

  1. aergenium dijo...
  2. Echad un vistazo a esta espectacular fotografía del Graf Zeppelin sobre la catedral de Sevilla en el blog cgr v2.0

  3. aergenium dijo...
  4. Más sobre el Graf Zeppelin en España, vía Avión Microsiervos y Sandglass Patrol

  5. aeropuerto zaragoza dijo...
  6. Decian que los querian rescatar por que consumian muy poco y podian transportar grande volumenes.

    Ademas los zepellines son vastante graciosos :D.

  7. Juan José dijo...
  8. En apoyo a lo publicado sobre 'Los primeros vuelos en la dehesa de Tablada', la editorial Facediciones publicó en 2008 el trabajo titulado 'Huelva: Los peligros del cielo. Prevenciones del bando faccioso frente a ataques republicanos en
    1936'; de Juan José Antequera Luengo (edición e introducción), donde se recogen
    aspectos enriquecedores sobre esta cuestión. El libro relata que durante la II República española, la responsabilidad de la preparación
    ciudadana en materia de defensa aeroquímica recayó en un Comité Nacional. Una de sus misiones fue divulgar qué medidas tomar, si bien la práctica se centró, sobre todo, en la instrucción de las fuerzas de Asalto en el uso de caretas antigás. La gran guerra europea, referente para que el terror a los gases letales condujese a
    una mayor concienciación, quedaba lejos, en tiempo y espacio, para interesar a una
    ciudadanía ajena a ese género de violencias dantescas. El Comité contaba, como material instructivo emulable, con un folleto de propaganda escolar que en esos años distribuyó el Servicio Químico Militar de Italia, y que sirvió de base para la redacción, por el bando franquista, de manuales que informaran qué hacer frente a un ataque aéreo republicano, impresos, en ediciones de bolsillo, en las ciudades
    'liberadas'. En Huelva, tomada por los rebeldes, se ordenó la constitución de una Junta de Defensa Antiaérea y la impresión del folleto 'Instrucciones a la población civil en caso de ataque de aviones', que hoy es una rareza
    bibliográfica, transcrito en este libro. Había transcurrido un cuarto de siglo desde que en 1910 un aeroplano despegara por primera vez en Sevilla. Para dar la bienvenida a ese vuelo inicial se editó en esa ciudad un folleto en latín, firmado por Hieronymus Cordoba («Schol. Piar.») y traducido por S.D. («discípulo del
    autor»), de título ’Aërio-Plano Carmen, Excmo. Senatui Noblique Populo Hispalensi dicatum (Canto al Aero-Plano, dedicado al Excmo. Ayuntamiento y Noble Pueblo de Sevilla', joya entre los folletos rarísimos, aquí reproducido.
    Valga como contribución al centenario (1910-2010) del primer vuelo que registran las crónicas en la ciudad del Guadalquivir.

  9. Manuel Heredia dijo...
  10. Hola Juan José, muchas gracias por tu comentario. ¿Tienes acceso a estos documentos? Me interesaría mucho poder ver algo tan excepcional, e incluso si estás de acuerdo subir una fotografía al blog para compartirla con otros enamorados de la historia aeronáutica. Estoy a tu disposición aquí en el blog, o por correo electrónico a través del formulario de contacto. ¡Un saludo!

  11. El Defensor de Granada dijo...
  12. Lástima no conozcan Vds. el magnífico estudio que sobre los proyectos de unión aérea mediante dirigibles entre España y América del Sur publicó en 1999 AENA con el título: "Del Guadalquivir al Plata en dirigible. España en la rivalidad internacional por el control comercial aéreo del Atlántico". La abundancia de documentos e imágenes nos dan la exacta dimensión del proyecto de Herrera, colaborador de la firma Luftchisbau Zeppelin que fue quién finalmente lo llevó a cabo por la falta de apoyos en España y la oposición de las grandes navieras de la época a un proyecto que amenazaba sus rentables líneas de paquebotes entre España y la América del Sur.

    Emilio Atienza

Publicar un comentario en la entrada