¿Te interesó este artículo?
Recibe cómodamente todas las actualizaciones de aergenium vía RSS o por e-mail.
Suscribete gratis ahora

Boeing y la Propaganda 2.0


El Pentágono ha publicado hoy viernes la nueva solicitud de ofertas del contrato kc-x para reemplazar los aviones cisterna de la USAF. Así se relanza este polémico concurso que enfrenta a Boeing y EADS desde hace años, y que se canceló en septiembre de 2008 tras provocar una tormenta política en plena campaña electoral.

Anticipándose al relanzamiento del concurso, Boeing ha puesto en marcha su maquinaria de propaganda, y ha lanzado toda una ofensiva aprovechando todos los medios a su alcance.


Ambas compañías se juegan mucho en el contrato de los tanqueros: está en liza sentar un precedente histórico de penetración de la compañía europea en el mercado militar americano. Se la juegan también sus respectivos apoyos políticos, ya que el vencedor creará miles de puestos de trabajo, bien en Washington y Kansas si es Boeing, o bien en Alabama si vence EADS. En un ambiente muy politizado, cobra especial relevancia el uso de propaganda para influir en la opinión pública, algo en lo que Boeing ya ha demostrado su saber hacer.

Por ejemplo, la semana pasada Boeing lanzó la página web http://www.unitedstatestanker.com/, dedicada a promocionar su propuesta. El sitio contiene fotografías, presentaciones, una recopilación titulares de noticias, y un vídeo promocional del KC-7A7, alojado en Youtube para facilitar el efecto viral. La orientación del sitio es decididamente participativa, animando a las tripulaciones de los viejos KC-135 a compartir sus historias, o repartiendo pegatinas con el slogan 'Fly Boeing tankers'.

Incluye además un blog, quizás lo más importante, pese a algunos errores de concepto, porque es lo que distingue a esta iniciativa de las tradicionales notas de prensa. El blog crea la percepción de que este es el foco de información especializada, tanto interna como externa. Periodistas, inversores, subcontratistas e incluso los responsables de compras del Pentágono podrán seguir cómodamente sus actualizaciones via Twitter, suscripción e-mail o RSS, o simplemente añadir la página a favoritos.

Hay que reconocer que algunas de las iniciativas son bastante originales. Esta semana por ejemplo, Boeing aparcó frente al Capitolio un trailer con un simulador de vuelo para promocionar su tanquero. Por el trailer, decorado con un gran mural del Boeing 767, pasaron varios políticos a los que se invitó a tomar los mandos de un avión cisterna y para practicar la delicada operación de reabastecimiento en vuelo con pértiga.

Lo cierto es que los tanqueros no son el único programa en el que Boeing está sacando partido al potencial de las nuevas tecnologías como instrumento de propaganda. Recientemente ha lanzado también una página web dedicada especialmente a la defensa del agonizante programa C-17, en la se muestra el impacto económico del programa por Estados y se anima a los lectores a firmar una petición al Congreso. Incluso se apoyan en las redes sociales Facebook y Twitter.

Los límites de la ética

Parece claro es que Boeing está experimentando nuevas formas de influir en la opinión pública. Es cierto que recientemente Boeing ha recibido críticas por prácticas de dudosa ética, como enviar empleados 'de incógnito' a conferencias, o sus planes de lanzar una web 'anónima' dedicada a divulgar y discutir temas relacionados con el sector de defensa de forma 'imparcial' (la web se iba a llamar www.defensedialogue.com pero el plan parece haber sido abortado).

El uso de la red para difundir mensajes interesados ya se ha convertido en algo frecuente, ocasionalmente un tanto burdos, como la argumentación contra el tanquero de Airbus Military que construye Fleetbuzz en este artículo, mezclando la resolución preliminar emitida por la OMC sobre la primera parte de la disputa de los subsidios, con especulaciones sobre la investigación del accidente del A330 de Air France, y con supuestos problemas técnicos en el boom del A330 MRTT.

Después de todo, la credibilidad no es requisito indispensable para dañar la reputación del adversario, en caso de duda ver este blog dedicado expresamente a cuestionar la seguridad de los productos CASA, que surgió en la época en la que el C-295 de EADS-CASA / Raytheon competía con el C-27 de Alenia / Boeing por el contrato JCA. Mención especial merece la competición de falsos carteles 'Yo soy EADS' de los que os dejo un ejemplo:




Reflexión

Discusiones éticas aparte (es decir, separando las herramientas del uso que se hace de ellas), hay que reconocer en cualquier caso que desde hace tiempo Boeing se está atreviendo a enfocar las relaciones públicas de forma innovadora, y en este aspecto van muy por delante de EADS. Alquien en EADS debería leerse el manifiesto Cluetrain, y actualizar la política de comunicación, porque sus notas de prensa y su sitio corporativo tienen telarañas ya.

Os dejo un último ejemplo, de lo que en mi opinión es la vía más acertada: un video de Boeing que circula por Youtube, en el que se parodia el Airbus A350 como un pobre intento de emular al 787. Sencillo, directo, descarado, y mal que nos pese, 'basado en hechos reales'.



Se el primero en dejar tus comentarios.

Publicar un comentario en la entrada