¿Te interesó este artículo?
Recibe cómodamente todas las actualizaciones de aergenium vía RSS o por e-mail.
Suscribete gratis ahora

Una visión desde la Escuela (III): Presente

Retomando la línea de tres artículos referentes a la encuesta que realizamos el pasado junio a los estudiantes de Ingeniería Aeronáutica de la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla se va a analizar de forma un tanto cualitativa la visón actual que tienen de la Escuela.

Por un lado, aquellos aspectos que dichos alumnos destacan como buenos y, por otro lado, aquellos que mejorarían. También, se puntualizará alguna sugerencia que pueda aportar una información adicional.

Se ha de decir que en general dan una buena valoración a la formación recibida, no obstante, son muy críticos en algunos aspectos de ella como se podrá observar en el documento completo del cuestionario que va adjunto a esta entrada. Si hay que poner una nota de 1 a 5, la elección media de los alumnos es 3´41. 

Casi un notable.


En líneas generales, ¿cómo valoras la formación obtenida en la ESI haste el momento? Valoración [1, 5]








1  --  1%
2  -- 12%
3  -- 33%
4  -- 48%
5  --  5%

Se comenzará desgranando los aspectos que los alumnos consideran que se deben mejorar. Los cuales hay notar que son deficiencias que podrían extenderse a otras escuelas españolas en una primera aproximación, quizás, exceptuando algunos puntos concretos. Estos se pueden agrupar en tres partes:

  • En primer lugar, la formación práctica. Hay una crítica generalizada a la deficiente formación práctica y a la poca atención prestada al mundo laboral llegando alguno a proponer prácticas en empresas obligatorias. Se desea una formación menos teórica, a veces innecesaria, y ampliar la práctica a la realidad aeronáutica. “Más aeronáutica desde el principio” pero como se es consciente de que para ello es necesario una base de conocimientos, proponen sustituir parte de esa formación práctica por seminarios útiles que generen una perspectiva sobre lo que se van a encontrar después en la industria. Otra propuesta muy interesante para mejorar la práctica es la de aumentar la importancia del trabajo en grupo que, además, motiva a los estudiantes y hacen que se enfrente a otro tipo de problemas desarrollando así la creatividad y la capacidad de gestión. Habilidades fundamentales en las empresas de hoy.
  • En segundo lugar, una docencia mejor organizada y mejor evaluada. Se requiere una formación más integrada y continua. Es cierto que en la Escuela conviven varias ramas de la ingeniería y que estas comparten el mismo profesorado, no obstante, un contraste más preciso de las asignaturas del plan de estudios evitarían ciertos solapamientos de contenidos. Se tiene la sensación de que existe un enfoque a “aprobar y no a aprender” por ello sería conveniente una orientación a la evaluación continua como criterio. Hay que decir que la mayoría de los encuestados pertenecen al plan antiguo, con el nuevo grado algunas de las anotaciones de este texto pueden haber sido mejoradas como es el caso de la evaluación continua. Se ha de esperar.
  • Por último y en tercer lugar, se anotarán dos propuestas y una queja: hay que evitar la masificación en las clases y la falta de recursos (en esto se dejará que cada uno haga un juicio propio) y, como propuestas, reforzar la formación bilingüe (por supuesto, en inglés) y, atención a esta, se podría crear una asignatura sobre cultura e historia de la aviación con el fin de apoyar la difusión de la aeronáutica y de proporcionar una visión cultural del entorno donde se desarrollará el trabajo en el futuro. “De dónde venimos, dónde estamos y a dónde vamos (y queremos ir)”. 

En un segundo bloque, para no dejar mal sabor de boca, se desarrollarán aquellos aspectos que hacen de la titulación una de las más atractivas en España.
  • Para empezar, es una titulación con garantía y reconocimiento internacional debido en parte al nivel de exigencia (sobre todo de formación teórica).
  • Este reconocimiento se ve reforzado por los varios convenios de movilidad con otras universidades que se han venido desarrollando en estos últimos años. Aunque se agradecen estos convenios hay una sensación de que deberían ser potenciados, que han de ampliarse en aras de desarrollar la excelencia y la personalidad global sobre la que se habló en un artículo previo.
¿La valoración sobre los docentes? En general, se reconoce su trabajo como bueno con casos puntuales a un lado y otro, excelentes docentes y también algunos deficientes. Aprueban.

Si se analizan las respuestas aparecen dos tendencias con respecto a las aptitudes adquiridas:
  • Por un lado, se es consciente de la adquisición de una capacidad de trabajo óptima bajo presión que permite resolver problemas complejos en un ambiente de tensión y exigencia.
  • Por el otro, se es consciente de la poca preparación práctica con la que se sale de la Escuela lo que hace mantener una actitud abierta a la hora de afrontar dichos problemas. 
 Se ve aquí un buen escenario para el desarrollo de la innovación y la creatividad: actitud abierta, poca experiencia, perseverancia y adaptabilidad. 

Para terminar, se ha de tener en cuenta el escenario de cambio a los nuevos planes de estudios. Puede que se resuelvan algunos de los problemas aquí planteados, sin embargo, se ha de poner especial énfasis en no poner en peligro los logros y cualidades que hacen de los ingenieros aeronáuticos que se gradúan en la Escuela profesionales valorados y con gran proyección de futuro. Hay que mantener, si no aumentar, el nivel.

Nota: Aquí teneis la dirección pública del cuestionario (para ver resumen de resultados ir a Formulario/Ir a resumen de respuestas)

Se el primero en dejar tus comentarios.

Publicar un comentario en la entrada