¿Te interesó este artículo?
Recibe cómodamente todas las actualizaciones de aergenium vía RSS o por e-mail.
Suscribete gratis ahora

Relanzar la cultura astronáutica

En una entrevista reciente, James Dyson recordaba las oleadas de jóvenes estudiantes que optaban por los estudios de ciencias durante la era de los grandes logros de la carrera espacial. En aquellos años dorados de la astronáutica, la carrera espacial inspiraba a la sociedad, despertaba su curiosidad e interés, y transformaba en héroes a los astronautas, científicos e ingenieros que con su esfuerzo hacían posibles los grandes hitos espaciales.

El grado de penetración de la cultura astronáutica en la sociedad era enorme en aquellos días. Por desgracia, nada que ver con la situación actual.

Imágen de http://www.planethero.org/


Desde hace un tiempo se viene hablando del efecto aeronáutico en Andalucía, y de lo débil que es en una zona con tanto potencial en esta industria. ¿Por qué se produce esta situación? ¿Qué nos impide aprovechar la larga tradición aeronáutica para afianzar nuestra cultura técnica, y mirar al futuro con más optimismo?

Ante estas preguntas, las organizaciones empresariales suelen culpar a los gobiernos de poco apoyo, los gobiernos culpan a las empresas de buscar el enriquecimiento rápido en lugar de proyectos a largo plazo, y los ciudadanos culpamos a unos y a otros. La única forma de romper este círculo vicioso es la de pasar a la acción, y que cada uno intente actuar antes que los demás. En realidad se trata de algo ya visto: "no te preguntes qué puede hacer tu pais por tí; pregúntate qué puedes hacer tú por tu pais" (4:04).

Los Gobiernos tienen una responsabilidad importantísima, y os recomiendo que leáis el informe Ingenious Britain de James Dyson para conocer su punto de vista. Francia y Alemania llevan años apostando por grandes proyectos de ingeniería, y en estos tiempos de vacas flacas están recogiendo sus frutos. Estados Unidos está haciendo un esfuerzo por recuperar el prestigio social de maestros de ciencias, profesores universitarios y científicos. Sólo la maquinaria de un estado puede apuntar a la luna, e ilusionar y motivar con esa visión a su sociedad. ¿Se fugaría masa gris de un país inspirado así?

Las organizaciones sociales y empresariales de nuestro entorno podrían seguir los pasos que otras zonas con tradición aeronáutica han dado en el fomento de la cultura técnica. Ejemplos como los de Toulouse o los del Centro Espacial Kennedy en EEUU (que fomentan el turismo industrial permanente y organizado) son una buena muestra. En este sentido, el reciente día de puertas abiertas de Airbus Military en Sevilla supuso un paso importante en el compromiso con la divulgación. El tan peleado Museo de la Aeronáutica y el Espacio en Andalucía es otro hito muy deseado por todos.

Y finalmente, cada uno de los que trabajamos en este campo tenemos nuestra propia parcela de actuación. Es reducida, pero puede llegar a ser muy cercana y efectiva. Se centra en la participación. Participación en los eventos que puedan desarrollarse en nuestro entorno, participación en la vida académica de los más jóvenes, participación en foros especializados y de empleo...

La carrera espacial inspiró a muchos jóvenes estudiantes haciéndoles elegir masivamente los estudios de ciencias. Nuestra sociedad actual no inspira igual. Dyson cuenta que hoy en Gran Bretaña el 32% de las adolescentes quieren ser modelos, frente al 14% que desea estudiar ciencias. Y de éstas, la mayoría lo hacen porque se sienten inspiradas por series de investigadores tipo CSI.

Parece cierto eso de que “lo que una sociedad hace que parezca importante, se vuelve importante”.

4 comentarios:

  1. Ricardo dijo...
  2. Como se dice coloquialmente: más razón que un santo... Yo tomé nota hace tiempo y hago lo que puedo. A ver los otros.

    PD.: (Parece que te hubiera inspirado Manolo) ;)

  3. theblogbyjavier dijo...
  4. Mirad por ejemplo esta iniciativa en USA, FIRST (For Inspiration and Recognition of Science and Technology): http://usfirst.org/

  5. Rubén Carvajal dijo...
  6. Reconozco que es sencillo decir que hay que ponerse las pilas... lo difícil es movilizarse y ponerse manos a la obra, como estáis haciendo muchos por aquí.

    Javier, gracias por el link. No conocía la iniciativa...¡llevan desde el 92 funcionando!

  7. poque dijo...
  8. En Andalucía faltan varias cosas que hacen que no nos podamos comparar con los paises mencionados.
    La primera es que las empresas no colaboran entre ellas ; es más si pueden se pisan el cuello , y hablo con conocimiento de causa.
    Otra es el daño de sindicatos , que no permiten por ejemplo que funcionen los RRHH de Airbus , ¿por qué si no iba a tener una plantilla que es casi 100% sindicalista?. Se aseguran con el monopolio de poder parar a una gran empresa , que la selección de personal se haga a través de ellos.
    Otra es evitar casos como el despilfarro que le hacen al huntado de Ojeda ( prescal ) ,donde se han desviado mas de 50 millones de euros para los exdelphi. Al final termina con un ERE de Alestis (quien los iba a contratar) , y OJO: Alestis es en un 70% de la Junta de Andalucia.
    Descarado? ,no , real.
    Digamos que los políticos potencian un sector para poder ganar dinero con la formación sectorizada (solo sindicalistas) , y alimentan a señores (por decirles algo) como Ojeda (exconsejero de hacienda del PSOE).
    Como vi el eslogan , "las cosas claras" , he decidido hablar claro ,y creedme que me he quedado muy corto. Si terminara de hablar claro , la industria aeronautica en andalucia se iba al garete.
    Saludos.Rodri.

Publicar un comentario